El estudio que diseñó el Country Club soñado por los socios

Para todos los socios que quieren al Guayaquil Country Club como a su propia casa, el nuevo proyecto de renovación del club es un sueño a punto de hacerse realidad. Muchos beneficios llegan con el nuevo club: ubicación más accesible, nuevos deportes y un diseño arquitectónico moderno y atractivo, a la altura del más importante club campestre de la ciudad.

El 30 de agosto de 2016, los socios quedaron cautivados por el video del ante-proyecto de la nueva sede del club.

Este video, que ha despertado el interés del público general en el proyecto, fue conceptualizado y elaborado por PCDO, un estudio de diseño gráfico y arquitectónico conformado por jóvenes visionarios y liderado por Guillermo Paulson.  

Cuando buscas PCDO en Instagram, su usuario es @youarePCDO. You are PCDO es el slogan de este estudio de diseño y no se trata simplemente de una frase pegajosa, pues tratan de involucrar a los clientes en el proceso de creación, para que se conviertan en los dueños de sus propios diseños. Para Guillermo Paulson no hay nada más satisfactorio que escuchar a sus clientes decir “parece que lo hubiera hecho yo” una vez que reciben sus diseños, pues esa es precisamente la idea de PCDO: convertir en realidad lo que está en la cabeza y en el corazón de sus clientes, para que ellos sean parte del estudio.

Paulson empezó su carrera como diseñador gráfico y fue uno de los fundadores de la agencia de marketing digital Gripe. Luego, fundó PCDO, un estudio que empezó centrado exclusivamente en el diseño gráfico y de interiores, pero su interés por el diseño arquitectónico fue creciendo, por lo que decidió retomar los libros y estudiar para convertirse en arquitecto.

El más alto reconocimiento que ha recibido el equipo de PCDO, ocurrió en un concurso de arquitectura en New York. El pedido fue elaborar el diseño arquitectónico y una propuesta para generar energía para el Grand Central Terminal, una de las estaciones más importantes del metro de Nueva York. La idea del estudio ocupó el 3er lugar de entre 5000 participantes.

En poco tiempo, el estudio ha ido ganando mucho reconocimiento, y por eso Xavier Castro, el actual presidente del GCC, reclutó al equipo para participar en este maravilloso proyecto.

Realizamos una entrevista a Guillermo Paulson, quien con mucho entusiasmo, nos contó sobre su trabajo en el diseño del Guayaquil Country Club, sede Samborondón, desde el punto de vista arquitectónico.

Entrevistador: Los socios recibieron muy bien el video del anteproyecto.

Guillermo Paulson: Con el video del Country Club se nos dio la oportunidad de mostrar lo que nosotros quisiéramos hacer desde el punto de vista urbanístico, de los volúmenes, del lenguaje formal; a pesar de que es un ante-proyecto, sí se presentan bastante bien los conceptos a los que queremos empujar.

E: Pero, ¿cuál es ese concepto?

GP: El de la línea de integración. El problema del country actual es que hay divorcio de las actividades: hípica está por un lado, golf por el otro; no hay integración entre los socios que practican diferentes deportes. Por eso, uno de los elementos fundamentales de la nueva sede del Club es la línea de integración. Nos inspiramos en el High Line de Nueva York, que era una vía de ferrocarril abandonada que fue rediseñada con parques. Lo increíble de este High Line es que hizo que toda la infraestructura que estaba abandonada alrededor de la vía se modernizara y se volviera atractiva. Ahora la gente quiere transitar por ahí. La línea del Club debe tener la misma función, pero con deportes.

Entonces, la infraestructura funciona así: la casa club es el corazón de la nueva sede, por donde pasan todos los socios al ingresar; a lo largo del highline del club se ubican las actividades deportivas donde convergen todos los deportistas; y a la salida, pasan nuevamente por la casa club. El highline es la gran solución al problema de desconexión de los socios. Además, en la nueva sede se ha buscado crear un balance entre la repartición de los espacios en las actividades: el agua y las zonas verdes cumplen la función de delimitar las áreas destinadas a las diferentes actividades; sin separarlos del todo.  

E: ¿En qué te inspiraste para el diseño de la casa club?

GP: En el diseño de la casa club quisimos tener un nuevo look, más moderno, pero manteniendo el feeling country. Por eso, respetamos la configuración de la casa club actual, pero cambiamos la distribución. Los materiales que usamos son los mismos que se usan actualmente: piedras, tejas, vidrio y paredes blancas. Y todo el diseño del club mantiene el mismo lenguaje: la casa club anexo, los edificios de hípica, las canchas; incluso los edificios, urbanizaciones, suites del hotel y el centro comercial mantienen una unidad con el diseño.

E: ¿Consideras que hay otros proyectos de esta magnitud a nivel nacional?

GP: Definitivamente no. Nos dicen que el proyecto parece de afuera: nos reunimos con gente que está muy involucrada en el negocio y nos dijeron que no se imaginaron que el anteproyecto fue hecho por un estudio de Ecuador. Para nosotros es muy gratificante haber hecho algo como nos gusta – con toda la libertad creativa y sin limitaciones – y que haya sido tan bien recibido.

E: ¿Cuáles son las expectativas de quienes conforman PCDO con relación al nuevo proyecto de la nueva sede del Guayaquil Country Club?

GP: Un gran arquitecto dijo “no sabes cuál es el éxito de la arquitectura hasta que la gente la habita”, eso es un hecho. La verdadera arquitectura tiene que ir más allá de lograr que las personas admiren la belleza del proyecto, es la experiencia que van a tener las personas cuando estén ahí. Por lo tanto, nuestra expectativa es sorprender ya en la experiencia del club, ahí es cuando realmente  vamos a marcar una diferencia.