El cocktail cubano que encanta a los socios

El Daiquiri es un cocktail que fue creado hace más de cien años en Cuba. Cuando las tropas estadounidenses lucharon contra la corona española en 1898 por la independencia de la isla, llegaron a una playa llamada Daiquiri. Después de haberlos derrotado, los estadounidenses, comenzaron a aprovechar los recursos naturales de Cuba, como las minerías de hierro. Fue ahí que Jennings Cox fue enviado a administrar una de estas minas en la región de Sierra Maestra. Una de las minas que Cox tenía a cargo era la del pueblo de Daiquiri, en la costa y, una noche en la que estaba entreteniendo a sus invitados y se le acabó el gin, se le ocurrió mezclar ron, limón, azúcar, agua mineral y hielo. La combinación gustó mucho y desde ese entonces lleva el nombre del lugar donde fue creada: Daiquiri.

El trago se hizo muy popular en Cuba y pronto los estadounidenses llevaron la receta de vuelta a su país. La propagación internacional se la atribuye al almirante Lucius W. Johnson quien se enamoró del cocktail y lo introdujo al Club de la Armada y los Marineros en Washington DC y al Club Universitario en Baltimore. Se popularizó a gran escala y antes del embargo que Estados Unidos puso a Cuba en 1950, los turistas viajaban a la isla para probar el Daiquiri original. Tanto llegó a popularizarse que se convirtió en una inspiración para los trabajos literarios de grandes escritores como F. Scott Fitzgerald —quien lo menciona en su libro This Side of Paradise— y Ernest Hemingway —quien lo tomaba mientras trabajaba en Cuba en el bar El Floridita. Es más, Hemingway tiene su propia adaptación del Daiquiri: doble ron y sin azúcar.

La receta se expandió por todo el territorio y viajó por el mundo entero, con distintas adaptaciones de cada país. Y es así como llegó a Ecuador, al Country Club de Guayaquil, donde el barista Andrés Flores lo prepara con mucha dedicación. La adaptación más popular en el Club es el Strawberry Daiquiri Frozen. Este trago se lo prepara con Ron Abuelo, granadina, syrup, limón y mucho hielo. Este es uno de los cócteles más populares entre los socios ya que tanto hombres como mujeres lo piden los fines de semana para refrescarse del fuerte sol, las actividades en familia o simplemente como un aperitivo para su comida.